domingo, 21 de diciembre de 2008

La hora del perdón

-Hola Luis ¿Fuiste a la oficina?
-Hace tres semanas que no voy, ya sabés. Hoy me sentía un poco mejor.
-Últimamente salís poco...
-Fui a ver a Oscar Kraft.
-Ah... ¿Cuanto tiempo pasó de aquello? ¿Diez, doce años?
-Si, doce, más o menos.
-¿Cómo te recibió? ¿Te trató bien?
-Me hizo esperar cuarenta y cinco minutos. La secretaria dijo que estaba ocupado.
-Podría haberte hecho pasar antes.
-María, tal vez estaba ocupado en serio. Además no todo el mundo tiene por qué saber que tengo cáncer y que me estoy muriendo. Me hubiera gustado incluso que siendo mi mujer nunca te enteraras.
-Voy a hacer de cuenta que no oí eso Luis.
-Lo que pasó cuando trabajaba con él fue por mi culpa.
-No todo. Pero ¿Para qué fuiste?
-Para pedirle perdón.
-Ese impulso tuyo de querer arreglar cuentas con todos ahora…
-Si, siento que tengo que hacerlo. Tal vez sea algo egoísta porque nace a partir de una necesidad mía y no demasiado por lo que pueda haberle pasado al otro.
-Si vas a pedir perdón, no creo te exijan mucho más que las palabras…
- No te burles, es en serio. Por ahí se sintió afectado de alguna manera.
-No me burlo. No creo que le haya importado mucho. Se habrá olvidado pronto después de que renunciaste. El tipo era bastante duro.
-Eso parecía pero sé que no era así. Una vez me dijo… Nada, no importa.
-¿Qué te dijo?
- No tiene importancia.
- Bueno, si empezaste a contarlo, terminá de hacerlo, por favor.
-Me dijo, con esa forma medio solemne que tenía para hablar “Yo a usted lo quiero”.
-Uh. Te iba a hacer la broma respecto a las preferencias del tipo, pero mejor no.
-Mejor no. Te acordás que en ese entonces yo recién estaba empezando en aquella empresa y pensaba que el cargo de gerente me quedaba grande. Acabábamos de resolver un asunto bastante delicado y en uno de los pasillos de la fábrica mientras caminábamos él me dijo eso y después, supongo que para no sentirse incómodo, comentó algo así como que era bueno que el gerente general y el de un área se llevaran bien. Fue raro porque siempre nos tratamos así, de usted.
-¿Y qué le dijiste?
-Nada. Entendí bien lo que significaba eso y no lo iba a arruinar con algún chiste fácil.
-No lo ibas a arruinar porque en ese momento el tipo era como tu viejo.
-Habíamos quedado en que yo me casaba con vos pero no con tu parte de psicóloga ¿No? Pero ahora da igual. El asunto es que después empecé a exigirle cosas que él no tenía que por qué hacer. No por mi causa, por lo menos. ¿A mi qué me importaba que el tipo que hiciera negocios raros con uno del Directorio o que anduviera con la secretaria? Todavía me acuerdo de la foto que él tenía en el escritorio con los tres hijos. En realidad lo de los negocios nunca lo supe con certeza… y además no era cierto.
-¿Cómo que no era cierto? ¿Cómo lo sabés?
-Porque me lo acaba de decir. Los negocios los hacía el Director y él lo ayudaba con los contactos. Pensaba tener un respaldo si las cosas se ponían difíciles.
-¿Te lo dijo él? Fue una especie de confesión. Vaya… Bueno el respaldo no le sirvió, el también se tuvo que ir de allí.
-Creo que lo hizo para que quedara claro que yo estaba equivocado, nada más. -Tal vez. Lo de reprocharle el asunto de la secretaria, ya ves, no estuvo tan mal. Cuando la mujer se enteró no le hizo ninguna gracia. Me la encontré hace unos días, esta sola, según me dijo.
-Pero no era la manera, María. Al fin y al cabo yo no era nadie. Oportunidades para decirle las cosas de otra forma no faltaban. El me contaba mucho. Lo que pasa es que yo era joven o más bien, más inmaduro que ahora.
-Lo decís como si tuvieras setenta años y tenés treinta y ocho. Tiene sentido querer que los padres, reales o no, sean mejores. Vos querías que él fuese mejor.
-Puede ser… pero yo también podría haber sido mejor. Metí la pata muchas veces.
-Ahora me vas a decir que vos y la secretaria esa…
-No.
-Ah.
-Y si hubiera pasado no te lo hubiera contado. Para qué. Pero ese no es el punto. Quise arreglar algo y por eso fui a verlo.
- Yo a vos no tengo nada que reprocharte. Creo que lo sabés.
-Mmm... Una vez me limpié las manos con grasa del auto en las toallas de hilo del baño chiquito.
- Si, ya lo sabía. Las tiré. Las manchas no salieron.
-Nunca me dijiste nada.
-¿Para qué? Recuerdo bien todo lo que había pasado ese día. No te iba a agregar más problemas por unas toallas, por muy bonitas que fueran.
-Gracias mi amor.
-De nada. Bueno y cómo siguió lo de Kraft.
-Después de contarme lo de los negocios de los directores, se levantó a acompañarme a la puerta. Se lo veía cómo abatido o abrumado. No entendí bien.
-¿Pero que te contestó cuando le pediste perdón?
-Que tenía que seguir trabajando. Se levantó y me acompañó a la puerta.

Ella rememoró toda aquella conversación de hacía tres semanas mientras trataba asimilar lo que le había dicho Oscar Kraft allí, en el entierro de Luis.

-La última vez que vino a verme no me animé a decirle que le agradecía muchas cosas que había hecho por mí, María. A pesar de los problemas yo… lo… apreciaba. A la semana de su visita fui a pedirle perdón a mi mujer y… bueno ahora decidimos vernos seguido. Quien sabe.
- Se lo ve muy bien Oscar. Gracias por venir
-No gracias a él. No sabía que estaba enfermo, no me lo dijo… No dejes de llamarme si necesitás algo. Lo que sea.
-Gracias.

Mientras un montón de imágenes y sentimientos encontrados la aturdían, María pensó que Luis no se había equivocado.

12 comentarios:

Ichiara dijo...

Me alegra ver que estás activo de nuevo (blogueramente hablando). Me ha emocionado de tu cuento el hecho de rendir cuentas antes de morir. A veces pienso si es mejor saber que llega para poner las cosas en su sitio y poder marchar en paz. Y ya ves, un acto de honestidad del moribundo posiblemente le salvó la vida al otro.

Muy bueno, un beso

Caia dijo...

Volviste.. :)
Relato triste pero esperanzador.. siempre es un gusto leerte. Beso.

El Gaucho Santillán dijo...

El cuento es hermoso, vill. Y muy entretenido.

Claro que no es mi caso.


Cuando me digan que voy a crepar, yo salgo, pero con la Itaka cargada.

Saludos y felicidades!!!!

Yoni Bigud dijo...

Nunca está de más tratar de enmendar un poco las cosas.

Muy bueno.

Un saludo.

Mona Loca dijo...

Sabes que me encantan estos relatos con múltiples visiones...

Hay cosas que nos hacen reflexionar acerca de lo que hicimos...gracias a Dios, no siempre es la cercanía de la propia muerte.

Me encantó verte despues de tanto tiempo, y que retomes tus escritos.

Besos!!!

Makiavelo dijo...

Regresaste como los Reyes Magos, por Navidad.
Trajiste un buen texto como regalo.

Saludos y felices fiestas.

unServidor dijo...

Tus cuentos son una obra de alta cocina, donde vemos distintos elementos en la mesa, te vemos juntarlos, hacer cosas que no entendemos, ponerlos al fuego...
Y tras la espera, finalmente nos abrís la tapa y se descubre la obra maestra que explica todo lo anterior.

Rapote dijo...

"-...todos los incurables tienen cura,
cinco segundos antes de la muerte..."


Muy bueno Vill. Bienvenido y...

¡MUCHAS FELICIDADES!
;) Rapote

Mª Antonia dijo...

Querido Vill:
Me alegro de que hayas vuelto con un nuevo cuento...Para reflexionar, agradecer y/o pedir perdón, nunca es tarde, aunque lo parezca.

Un abrazo.

Steki dijo...

Hola Vill!!!!!!!!!!!
Te debo la lectura porque estoy trabajando!
Pero aprovecho que entré para dejarte un saludete findeañero.
Que comiences el año nuevo en paz y armonía.
Sé feliz!
BACI, STEKI.

Ichiara dijo...

Feliz año Vill, que podamos echar los mismos buenos ratos que este año.

Un beso

Zippo dijo...

Excelente relato, Vill, volviste con toda la furia.
Me resultó reveladora la parte en que la esposa le dice "pero hablás como si tuvieras setenta, y tenés treinta y ocho años". Esa frase redondeó el personaje y la situación a la perfección.